Con el paso del tiempo, Google y casi todos los buscadores han tenido la filosofía de ofrecer una navegación cada vez más adaptada a las exigencias de las personas, ya que al final de todo, en el proceso de SEO las personas son los consumidores finales.

Es por esto que prácticas como la UX (User Experience) o experiencia de usuario son cada vez más valoradas, pero ¿qué es y cómo se utiliza?

Principalmente, se trata de una especialización del diseño digital: la mayoría de las veces es una tarea que sólo verdaderos profesionales en programación y en comportamiento de la audiencia pueden realizar.

No es solo diseño online

Muchos han tenido la equivocación de referirse al UX como una parte del diseño online, es decir, lograr que una persona ingrese a un sitio y quede deslumbrado,o  también hacer que pueda navegar con comodidad.

Sin embargo, son más las funcionalidades que se le atribuyen, especialmente en la parte tecnológica. De esta forma, se puede decir que consiste en la optimización de la relación entre un humano y la tecnología.

Actualmente, las personas utilizan un montón de dispositivos o aparatos para conectarse a Internet, no solo su ordenador o su portátil: también utilizan sus móviles, relojes inteligentes o asistentes de voz entre otros.

La principal preocupación del User Experience es proporcionar una comunicación óptima entre esos dispositivos y las necesidades de las personas.

Más allá del marketing digital

Esta nueva filosofía digital no solo forma parte de las estrategias para la promoción de un producto o servicio en Internet, o de nutrir un sitio web con una navegación más completa. También se trata de hacer cosas sorprendentes con la tecnología para impresionar a los usuarios.

Todo eso se puede complementar incluso con la producción, ya que los profesionales de esta práctica conocen muy bien lo que quiere, cómo se comporta, qué le sorprende. Es algo que puede ser determinante por completo en el momento de vender.