Se trata de una práctica poco ética para sabotear o disminuir el posicionamiento de otros competidores en Internet. Esto se hace con la finalidad de que el atacante pueda asegurar un mayor reconocimiento de su sitio web. Es considerado como un tipo de hackeo, también denominado Black Hat SEO, pero con la finalidad de engañar al algoritmo y perjudicar a otros.

Debido a su naturaleza es considerado una estrategia de spam y suele ser penalizada gravemente por Google y otros buscadores: esto afectará a ambos sitios web involucrados. Una de las razones de por qué se ha popularizado tanto este método es debido a que es muy asequible y fácil de ejecutar.

¿Qué tipos de ataques SEO negativo existen?

Se puede decir que son muy similares a las estrategias más comunes para posicionamiento. La diferencia radica en que están dirigidas a entorpecer los esfuerzos para atraer más tráfico para un competidor. Algunos métodos conocidos son los siguientes.

  • Hackeo o piratería: Es una de las técnicas más comunes, consiste en encontrar vulnerabilidades en el sistema de seguridad del competidor y afectar significativamente su estrategia de marketing, creando enlaces artificiales y provocando penalizaciones de Google.
  • Copia y robo de contenidos: Esto se puede hacer de formas diferentes, la copia consiste en crear miles de documentos iguales a una publicación del competidor, utilizando diferentes direcciones IP. La otra es utilizar ese mismo contenido y promoverlo como si fuera propio, con la finalidad de hacer creer al buscador que el hacker es el autor original y penalice al competidor por plagio.
  • Ataque a la reputación digital: Este tipo es más competitivo, no busca entorpecer el posicionamiento, sino conseguir que los usuarios tengan una mala imagen del servicio, afectando directamente a las ventas. Se dejan comentarios falsos en blogs y redes sociales para argumentar en contra del servicio.
  • Enlaces negativos: Se utilizan para introducirlos en páginas de muy baja calidad, tienen dirección al sitio web del competidor, por lo que Google puede penalizarlo por spam y disminuir su autoridad de dominio.